La ridiculez constante y evitar que alguien te guste demasiado

“¿Ha tomado usted alguna vez la decisión de no permitir que alguien le guste demasiado? (…) Cuando alguien te gusta demasiado, lo pasas mal”. Un simple párrafo del libro Hombres sin mujeres de Haruki Murakami me hizo un pequeño clic en el corazoncito. Leer la confesión del doctor Tokai a su amigo sobre una mujer que evitaba amar a toda costa, que evitaba entregarse a ese sentimiento por considerarlo demasiado profundo movió un centímetro además en mi racionalidad.

¿He hecho eso alguna vez? Probablemente si, y probablemente lo estoy haciendo. Evitar que alguien me guste demasiado ha sido la constante desde que decidí no creerle a nadie.

Yo agregaría algo a esa pregunta. ¿Se ha sentido alguna vez irremediablemente ridículo?

Preguntas para reflexionar. Yo no tengo las respuestas, o tal vez las tengo y me da miedo asumir que hay cosas que se escapan de la racionalidad. Glup.

 

 

***Este post ya es lo suficientemente ridículo en sí mismo. En fin.***

Anuncios

Un comentario en “La ridiculez constante y evitar que alguien te guste demasiado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s